Breve historia de la energía solar fotovoltaica

breve historia de la energia solar fotovoltaica

La historia de la energía fotovoltaica narra su evolución desde el descubrimiento del efecto fotovoltaico en 1839 hasta su papel actual como una de las principales fuentes de energía renovable, superando desafíos técnicos y económicos para convertirse en una solución sostenible.

Con avances significativos desde la era espacial hasta la actualidad, la tecnología ha visto mejoras en eficiencia, costos, y aplicaciones, incluyendo innovaciones como paneles solares bifaciales y sistemas de almacenamiento de energía avanzados.

La fotovoltaica no solo representa un componente clave en la lucha contra el cambio climático, sino también una promesa de un futuro energético sostenible, demostrando el potencial humano para innovar y superar desafíos en busca de un mundo más limpio y verde.

Introducción: El Amanecer de la Era Fotovoltaica

La historia de la energía fotovoltaica, un viaje desde sus descubrimientos fundacionales hasta convertirse en una de las principales fuentes de energía renovable en el mundo moderno, es tanto fascinante como inspiradora.

Comenzando en 1839, con el descubrimiento del efecto fotovoltaico por Alexandre-Edmond Becquerel, esta tecnología ha experimentado una evolución impresionante. A lo largo de los años, ha superado numerosos desafíos técnicos y económicos, transformándose de un concepto científico curioso a una solución energética sostenible y ampliamente adoptada.

El efecto fotovoltaico:

Esquema de cómo se produce el efecto fotovoltaico

El efecto fotovoltaico, el fenómeno por el cual la luz se convierte en electricidad, marcó el nacimiento de la fotovoltaica. Alexandre-Edmond Becquerel, trabajando en el laboratorio de su padre, observó cómo una celda electroquímica producía electricidad al ser expuesta a la luz. Este hallazgo inicial, aunque rudimentario, estableció el fundamento teórico para el desarrollo futuro de las células solares.

La evolución de la fotovoltaica refleja no solo el ingenio humano sino también nuestro creciente compromiso con las fuentes de energía renovable.

Las "células solares", "energía renovable", y el "efecto fotovoltaico" son los pilares sobre los cuales se ha construido la revolución solar. A través de este artículo, intentaré explicarte cómo la tecnología fotovoltaica ha evolucionado a lo largo de los años, destacando los hitos más significativos y considerando lo que el futuro podría deparar para esta fuente de energía limpia e inagotable.

Los Primeros Pasos (Siglo XIX - Principios del Siglo XX)

Alexandre-Edmond Becquerel

La odisea de la energía fotovoltaica se inicia en 1839, cuando Alexandre-Edmond Becquerel, un joven físico francés, descubre el efecto fotovoltaico. Mientras experimentaba en el laboratorio de su padre, Becquerel observó cómo una celda electroquímica generaba electricidad al exponerse a la luz.

Este fenómeno, donde la luz se convierte directamente en electricidad, sentó las bases científicas de lo que, con el tiempo, se transformaría en la tecnología fotovoltaica.

La primera célula solar de la historia:

Charles Fritts

Avanzando hacia 1883, Charles Fritts da un paso monumental en la historia de la fotovoltaica al construir la primera célula solar utilizando selenio recubierto con una capa delgada de oro. A pesar de que la eficiencia de conversión de esta célula solar era menos del 1%, este invento demostró la posibilidad de generar energía eléctrica de forma directa a partir de la luz solar.

Estos desarrollos iniciales, aunque revolucionarios, enfrentaron limitaciones significativas. Las células solares de selenio de Fritts eran demasiado ineficientes y costosas para aplicaciones prácticas, relegándolas a ser una mera curiosidad científica en lugar de una solución energética viable. Sin embargo, el trabajo pionero de Becquerel y Fritts no fue en vano; estableció un marco teórico y experimental sobre el cual se construiría el futuro de la energía solar.

La viabilidad de generar electricidad a partir de la luz del sol:

La importancia de estos primeros experimentos radica no solo en su innovación tecnológica sino también en su demostración de la viabilidad de generar electricidad a partir de la luz solar. Estas tempranas exploraciones de la fotovoltaica abrieron el camino para futuras investigaciones y desarrollos, marcando el comienzo de una era en la que la energía solar pasaría de ser una posibilidad teórica a una realidad tangible y cada vez más accesible.

A medida que nos adentramos en la historia de la fotovoltaica, es crucial reconocer estos momentos fundacionales. Becquerel y Fritts, con sus experimentos pioneros, no solo desafiaron las concepciones existentes sobre la generación de electricidad sino que también inspiraron a generaciones futuras de científicos e ingenieros a explorar y expandir los límites de la energía solar.

La Era Espacial y la Fotovoltaica

Con la llegada de la era espacial en la década de 1950, la tecnología fotovoltaica encontró un nuevo y revolucionario campo de aplicación: la exploración espacial.

Este período marcó un punto de inflexión para la energía solar, demostrando su valor más allá de la Tierra y catalizando avances significativos en su desarrollo.

Satélite Vanguard I (USA)

En 1958, el Satélite Vanguard I (USA) se convirtió en el primer satélite en utilizar paneles solares para generar energía, una decisión que subrayó la viabilidad y la eficacia de la fotovoltaica en las condiciones extremas del espacio.

La elección de la energía solar para alimentar satélites no fue casual; en el vacío del espacio, donde la recarga de baterías es impracticable y la fiabilidad es crucial, la energía solar ofrecía una solución elegante y sostenible para mantener operativos los sistemas de los satélites.

Interés creciente para misiones espaciales:

La NASA y otras agencias espaciales rápidamente reconocieron las ventajas de la fotovoltaica, integrándola como una fuente de energía estándar para misiones espaciales. La capacidad de los paneles solares para proporcionar una fuente de energía constante y fiable resultó ser indispensable para el éxito de numerosas misiones, desde satélites de comunicaciones hasta sondas interplanetarias y la Estación Espacial Internacional.

La demanda de eficiencia y fiabilidad en el espacio impulsó la innovación y el desarrollo de tecnologías fotovoltaicas más avanzadas. Los ingenieros y científicos se esforzaron por crear células solares con mayores eficiencias de conversión y mejor resistencia a las duras condiciones espaciales, lo que, a su vez, benefició las aplicaciones terrestres de la fotovoltaica.

Sinergias entre carrera espacial y desarrollo de la fotovoltaica:

Esta sinergia entre la exploración espacial y la investigación fotovoltaica facilitó avances significativos en la eficiencia de las células solares, reduciendo costos y mejorando la practicidad de la energía solar para un uso más amplio en la Tierra.

La era espacial no solo probó que la fotovoltaica era capaz de operar bajo las exigentes condiciones del espacio exterior, sino que también estableció la energía solar como una herramienta esencial en el arsenal tecnológico de la humanidad.

La experiencia adquirida en el diseño, fabricación y operación de paneles solares en el espacio ha influido positivamente en la industria fotovoltaica, mejorando la calidad y reduciendo el costo de los sistemas solares para consumidores y empresas en todo el mundo.

A través de la integración de la tecnología fotovoltaica en la exploración espacial, la humanidad no solo expandió su presencia más allá de la Tierra, sino que también aceleró el desarrollo de soluciones energéticas sostenibles para el futuro de nuestro planeta.

La contribución de la era espacial a la evolución de la fotovoltaica es un testimonio del ingenio humano y su capacidad para encontrar soluciones innovadoras a desafíos complejos.

Expansión y Popularización (1980s - 2000s)

Durante las décadas de 1980 y 1990, la tecnología fotovoltaica experimentó un período de expansión y popularización sin precedentes.

Este auge fue impulsado por una combinación de factores, incluyendo avances tecnológicos significativos, una mayor conciencia ambiental y el apoyo de políticas gubernamentales. A medida que la eficiencia de las células solares mejoraba y sus costos de producción comenzaban a disminuir, la energía solar fotovoltaica se convirtió en una opción cada vez más viable para la generación de energía eléctrica tanto en aplicaciones residenciales como comerciales.

Evolución de las células de silicio cristalino:

Uno de los catalizadores clave de este crecimiento fue el desarrollo y la mejora de las células solares de silicio cristalino. Estas células ofrecieron una eficiencia de conversión energética significativamente mayor en comparación con las tecnologías anteriores, lo que las hizo más atractivas para una amplia gama de aplicaciones.

Además, los investigadores y fabricantes lograron importantes avances en la reducción de los costos de producción de paneles solares, lo que ayudó a hacer de la energía solar una alternativa económica a las fuentes de energía convencionales.

Incentivos para su desarrollo:

El apoyo gubernamental jugó un papel crucial en este período de crecimiento. A través de incentivos financieros, como subvenciones, créditos fiscales y tarifas de alimentación preferenciales, los gobiernos de todo el mundo fomentaron la adopción de sistemas fotovoltaicos.

Estas políticas no solo facilitaron la instalación de sistemas solares en hogares y negocios sino que también estimularon la inversión en investigación y desarrollo, llevando a mejoras continuas en la tecnología fotovoltaica.

El cambio climático y el papel de la fotovoltaica:

La creciente preocupación por el cambio climático y la sostenibilidad energética también contribuyó significativamente a la popularización de la energía solar.

A medida que más personas se volvieron conscientes de los impactos ambientales de la generación de energía tradicional basada en combustibles fósiles, la demanda de alternativas renovables y limpias, como la fotovoltaica, se disparó. Esto se vio reflejado en un aumento en la instalación de paneles solares en tejados residenciales y comerciales, así como en el desarrollo de grandes plantas solares fotovoltaicas (huertas solares).

Integración en la red eléctrica:

Este período también fue testigo de la integración de la fotovoltaica en la red eléctrica a gran escala. Con la introducción de tecnologías de almacenamiento de energía y la implementación de sistemas de gestión de la demanda, la energía solar comenzó a ser vista no solo como una fuente de energía complementaria sino como un componente esencial de un sistema energético diversificado y resiliente.

En resumen, las décadas de 1980 y 1990 marcaron un punto de inflexión para la energía solar fotovoltaica, transformándola de una tecnología emergente con potencial limitado a una solución energética madura y ampliamente adoptada. La combinación de avances tecnológicos, políticas de apoyo y una creciente conciencia ambiental no solo aceleró la expansión de la fotovoltaica sino que también sentó las bases para su papel central en la transición global hacia un futuro energético sostenible.

Innovaciones y Tendencias Actuales (2010 - Presente)

En la última década, la tecnología fotovoltaica ha experimentado avances sin precedentes, marcando el inicio de una era dorada para la energía solar.

Estos avances no solo han mejorado significativamente la eficiencia y la fiabilidad de las células solares, sino que también han introducido innovaciones disruptivas que están redefiniendo el panorama energético mundial.

Innovaciones:

Una de las innovaciones más destacadas en el campo fotovoltaico es el desarrollo de paneles solares bifaciales. Estos paneles capturan la luz solar tanto por el frente como por la parte trasera, aprovechando la radiación reflejada desde el suelo (radiación de albedo) y otras superficies para generar electricidad adicional.

Esta tecnología ha demostrado aumentar significativamente la producción de energía de los sistemas solares, ofreciendo una solución más eficiente y rentable para la generación de energía renovable.

Sistemas inteligentes de optimización (Optimizadores, micro inversores...):

La integración de la tecnología fotovoltaica con sistemas inteligentes también está marcando una tendencia. Los sistemas de energía solar ahora pueden optimizarse en tiempo real, adaptándose a las condiciones climáticas y a las demandas de energía para maximizar la eficiencia.

Esta sinergia entre la fotovoltaica y la tecnología digital está abriendo nuevas vías para la gestión inteligente de la energía, tanto a nivel de hogares como en la red eléctrica más amplia.

Acumulación de la energía solar:

Además, el avance en el almacenamiento de energía está transformando la forma en que se utiliza la energía solar. Las soluciones de baterías de litio de alta capacidad y bajo costo permiten almacenar el exceso de energía generada durante el día para su uso nocturno o durante períodos de baja irradiación solar. Esto está haciendo posible sistemas de energía solar completamente autónomos, reduciendo la dependencia de la red eléctrica tradicional y facilitando una transición más rápida hacia fuentes de energía renovables.

Eficiencia rozando el 27%:

Otra tendencia importante es la mejora continua en la eficiencia de las células solares. Investigadores de todo el mundo están alcanzando récords de eficiencia, con prototipos de laboratorio que superan el 27% de eficiencia y prometen acercarnos a los límites teóricos de conversión de energía.

Estas mejoras en la eficiencia, combinadas con la reducción de costos de producción, están haciendo que la energía solar sea cada vez más accesible para una mayor cantidad de personas alrededor del mundo.

El estado actual de la tecnología fotovoltaica refleja una combinación de innovación continua, compromiso con la sostenibilidad y una visión hacia el futuro de la energía renovable. A medida que nos adentramos en la próxima década, la energía fotovoltaica se posiciona no solo como un componente clave en la lucha contra el cambio climático, sino también como una fuerza motriz en la transformación hacia una economía global más verde y sostenible.

La historia de la fotovoltaica, desde sus humildes comienzos hasta su papel actual como líder en la transición energética, es una prueba del potencial humano para innovar y superar los desafíos en busca de un futuro mejor.

Conclusión:

A medida que recorremos la evolución de la tecnología fotovoltaica desde sus inicios experimentales hasta su estado actual como pilar de la energía renovable, es evidente que nos encontramos en el umbral de una nueva era energética. La historia de la fotovoltaica es un testimonio de la innovación humana y la búsqueda incansable de soluciones sostenibles para los desafíos energéticos de nuestro planeta.

La integración de innovaciones como los paneles solares bifaciales, el almacenamiento de energía avanzado y la gestión inteligente de la energía está no solo ampliando las aplicaciones de la fotovoltaica sino también redefiniendo el concepto de red eléctrica.

El futuro de la fotovoltaica no está exento de desafíos, pero la historia de esta tecnología es una crónica de superación de obstáculos. A medida que enfrentamos la urgencia del cambio climático y la necesidad de una transición energética, la fotovoltaica ofrece una vía prometedora hacia una solución. Su evolución desde experimentos de laboratorio hasta convertirse en una fuerza global para el cambio ambiental subraya su potencial para contribuir a un mundo más limpio, verde y sostenible.

La fotovoltaica, en su esencia, no es solo una tecnología; es una promesa de un futuro sostenible, un recordatorio de lo que podemos lograr cuando armonizamos nuestras necesidades energéticas con el respeto por nuestro planeta.

Autor / Redactor:

José Alfonso Alonso Lorenzo

Profesional Fotovoltaico desde 2006.

  • Ingeniero técnico Industrial por la Escuela Politécnica de Ferrol.
  • Experto en Solar Fotovoltaica por el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas de Madrid en 2009-2010.
  • Experto Profesional en Energía Fotovoltaica, por la UNED 2010-2011.
  • Gerente y Responsable de Compras en SunFields Europe desde 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Información:

Contacto | Envíos y Devoluciones

sunfields-logo-footer

SunFields Europe, distribución y venta de material y productos fotovoltaicos desde el año 2007. Siempre con la máxima calidad y soporte técnico personalizados.

Datos de Empresa:

SFE SOLAR LOGISTIC S.L. es SunFields (marca registrada)
CIF: B70251038

Atención al cliente:+34 981 59 58 56
Servicio técnico:+34 626 65 34 05
Horario: De Lunes a Viernes de 09:00 a 19:00 horas

Oficina Central: C/Lope Gomez de Marzoa S/N, Feuga, 15706 Santiago de Compostela, Spain

Almacén: Avenida Timoteo Mendieta,
28830 San Fernando de Henares, Madrid (España)

Mail: info@sfe-solar.com

Scroll al inicio