¿Por qué no debes caminar sobre paneles solares?

Esta es una pregunta que nos hacen con mucha frecuencia y, aunque parezca obvia la respuesta, parece que no lo es tanto en la práctica.

Cuando se lleva a cabo una instalación fotovoltaica en tejado, es muy frecuente ver dos costumbres que vamos a comentar:

  1. Ver filas y filas de paneles sin espacios (pasillos) entre ellos. Esto, al no tener espacio para realizar mantenimientos, nos lleva al siguiente punto.
  2. Ver a instaladores de placas solares caminando directamente sobre los paneles.

Aunque a algunos les parezca que si lo son, los paneles fotovoltaicos no son indestructibles y su resistencia física tiene sus límites, al igual que el resto de materiales de construcción que existen. Por ejemplo, la mayoría de nuestras tejas se romperían tarde o temprano si alguien caminara sobre ellas.

Así que si volvemos a la pregunta inicial sobre los paneles fotovoltaicos... la respuesta es no, no se debe caminar sobre los paneles solares.

Microfisuras, uno de los mayores problemas en paneles solares:

Es mejor no caminar sobre módulos fotovoltaicos, ya que esta carga mecánica localizada generada bajo nuestros pies puede provocar la rotura mecánica de las células (microfisuras), que debemos recordar, son láminas de silicio de 0,2 mm de espesor. Es como si caminamos sobre una "patata frita".

Estas microfisuras no son inmediatamente visibles ya que el vidrio templado del panel no se rompe, sin embargo, pueden causar varios problemas de gran importancia:

  • Las partes rotas de la célula están aisladas del resto de la misma y ya no generan energía,
  • Reduce el rendimiento general del sistema.
  • En estas zonas rotas también es posible la creación de puntos calientes, que a su vez pueden provocar la rotura del vidrio o provocar incendios localizados.

Para ver lo que estamos explicando, mira el siguiente video del Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Colorado, que utiliza imágenes de electroluminiscencia (similares a los rayos X) para mostrar el daño causado a las células cuando un instalador fotovoltaico realiza operaciones en el módulo, arrodillándose o caminando sobre él.

¿Qué pasa si ya están instalados?

Bueno, si realmente no hay manera de evitarlo, lo que hay que hacer es caminar sobre los marcos de los paneles para minimizar la flexión del vidrio y evitar caminar directamente sobre las células, por qué, como hemos visto, se van a romper.

De todos modos, caminar sobre los marcos ayuda a pero es peligroso ya que existe el riesgo de resbalar.

Conclusión:

Por lo tanto, es una buena práctica instalar en filas de módulos, dejando espacios y pasillos entre ellos, para permitir el mantenimiento ordinario y el lavado de los paneles fotovoltaicos.

 

José Alfonso Alonso Lorenzo

José Alfonso Alonso Lorenzo

Profesional Fotovoltaico desde 2006.

  • Ingeniero técnico Industrial por la Escuela Politécnica de Ferrol.
  • Experto en Solar Fotovoltaica por el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas de Madrid en 2009-2010.
  • Experto Profesional en Energía Fotovoltaica, por la UNED 2010-2011.
  • Gerente y Responsable de Compras en SunFields Europe desde 2010.
0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba